Escudo de la Universidad Politécnica de Madrid

Escuela Técnica Superior de
Ingeniería y Diseño Industrial

Entrevista a Irene Castillo en “El País”. El futuro (de la ingeniería) sí es femenino

Irene, estudiante de Ingeniería en Diseño Industrial, participa en el proyecto Mujer e Ingeniería de la Real Academia de Ingeniería.

Irene Castillo es una estudiante de nuestra Escuela de 4º de Ingeniería en Diseño Industrial, participa en el proyecto Mujer e Ingeniería de la Real Academia de Ingeniería, con la colaboración de la Red de Mentoring España y con EJECON. Este proyecto ha reunido a 47 profesionales —la mayoría ingenieras, pero también matemáticas, periodistas y del mercado de finanzas— para ejercer, durante cuatro meses, de mentoras de 60 estudiantes de carreras o másteres de ingeniería en las universidades Politécnica de Madrid y Carlos III. El objetivo del programa es fomentar la presencia de mujeres en las carreras de ciencia, tecnología, ingenierías y matemáticas (STEM, las siglas en inglés de este tipo de carreras).

Irene, en la entrevista, nos cuenta que quiere ocupar una posición de liderazgo en alguna empresa y, para lograrlo, su meta es llegar a los 24 años habiendo tenido experiencias en el exterior y con un inglés fluido. A lo que su mentora, Blanca Gómez (directora de Recursos Humanos en Microsoft y responsable de la captación de talento en Europa) le contesta que quizás podría hacer un máster sobre liderazgo internacional en ingeniería.

Blanca Gómez, con más de dos décadas de experiencia en el mercado laboral, cuenta que las empresas de tecnología suelen valorar la diversidad en su plantilla, pero señala que todavía hay pocas mujeres en los espacios de decisión. "Por eso, el mentoring es importante", sostiene. "Es una manera de arropar a las chicas, evitar que abandonen la carrera en los primeros años y ayudarlas a tener éxito". Para Irene, todo lo que dice su mentora es "oro en paño". "Tengo la oportunidad de aprender de una mujer a quien admiro y que ha llegado muy lejos. Eso me enseña que yo puedo pisar igual de fuerte que ella".

Artículo completo: http://elpais.com/elpais/2017/04/07/ciencia/1491558630_638114.html